La simpatía, el ingrediente para el triunfo

soberbiaNo se porque existe gente que desprecia a sus iguales, que se siente superior al resto, solo por la apariencia, el trabajo o el dinero que posee. A mi personalmente me provoca un rechazo incalculable, y lo peor me da pena. Sentir lástima por alguien es el peor de los sentimientos, incluso más fuerte que el miedo. Deberíamos reflexionar el por qué no ponemos un poco más de nuestra parte cada día para impedir que estos seres se vayan multiplicando.

Investigadores de la Universidad de Buffalo y la Universidad de California, en Estados Unidos,  han identificado variantes de los receptores de dos hormonas que empujan a ciertas personas a ser encantadoras y generosas, según explican en un artículo que publica este mes la revista Psychological Science. De esta forma, que tu vecino sea amable o que apenas logre contestarte con un gruñido cuando te lo cruzas en el ascensor puede tener un condicionante genético.  Concretamente, los investigadores analizaron diferentes versiones de los receptores de dos hormonas –la oxitocina u hormona del amor, y la vasopresina- que previamente se han relacionado con comportamientos más amables, sobre todo en relaciones cercanas.

Los científicos realizaron una encuesta sobre las actitudes cívicas de una serie de voluntarios, incluyendo si pagaban sus impuestos, si sentían que la gente es en esencia buena o mala, si participaban en actos benéficos o si donaban sangre. A continuación extrajeron una muestra de saliva para analizar su ADN e indagaron si guardaba relación con cierta variante genética para los receptores de oxitocina y vasopresina de sus neuronas. Así confirmaron que, en efecto, existen genes cuya presencia predispone a la generosidad humana y a “percibir el mundo como un lugar menos hostil”, explica Michel Poulin, coautor de la investigación. De hecho, las personas que detectan demasiada hostilidad a su alrededor están menos predispuestos a ayudar a los demás. “Las conexiones entre el ADN y nuestro comportamiento son complejas”, matiza Poulin, que está convencido de que habrá muchos otros genes que condicinen si somos o no amables con nuestros congéneres.

De esta forma, no cabe duda que cuanto más entusiasta seas mejor serán tus relaciones sociales y por lo tanto mejor te sentirás contigo mismo. Todo es una rueda que gira, pura lógica que diría el Maestro Mo.

 espejo

El término deriva del griego simpatía (sympatheia) que significa literalmente: “sufrir juntos”, “tratar con emociones”. La solidaridad nace cuando los sentimientos o emociones de una persona causan sentimientos similares en otro, y nace así la creación de un estado de sentimiento compartido.

Ser simpático no tiene realmente ningún misterio: afinidad, inclinación mutua, amabilidad, son algunas de las cualidades que debe poseer un auténtico ser humando, porque eso es lo que concretamente nos define, la capacidad de poseer la destreza de ser condescendientes con quien tenemos frente a nosotros.

Media humanidad se ríe de la otra media, pero unos tienen gracia y los otros no. Noel Clarasó

5 thoughts on “La simpatía, el ingrediente para el triunfo

  1. I just want to tell you that I am beginner to blogs and honestly liked you’re web page. Very likely I’m planning to bookmark your blog post . You really come with terrific well written articles. Cheers for revealing your web page.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Have you Subscribed via RSS yet? Don't miss a post!