Sin miedo no hay violencia

miedoEstamos en una sociedad que educa en la agresividad, en la competitividad, en la avaricia y en la prepotencia, o al menos eso parece. Pongamos un ejemplo, tras un partido de fútbol o cualquier otra tarea competitiva, los ganadores son más agresivos, según un estudio reciente de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU) que revela que los vencedores de una tarea con recompensa actúan con más agresividad contra las personas a las que derrotaron, que los perdedores frente a los victoriosos. “Parece que las personas que se alzan con la victoria tienen una tendencia a ‘pisotear’ a los derrotados”, asegura Brad Bushman.  De este modo confirmamos que el sistema educativo mundial y las familias están yendo por un camino equivocado.

A simple vista, el hallazgo podría parecer anti-intuitivo: según Bushman, ya que se supone los perdedores deberían ser agresivos y estar enfadados con aquellos que les han impedido “sentirse competentes y capaces”. Sin embargo, los experimentos revelan que, mientras el nivel de agresividad de los perdedores no varía tras conocer el resultado, los ganadores sí se muestran especialmente violentos, agresivos y atacan a sus rivales si se les presenta la ocasión. Las conclusiones del trabajo se publicaron en la revista Social Psychological and Personality Science. Hay muchas situaciones en el ámbito social que demuestran esta tendencia, por ejemplo, como los ricos someten a los necesitados, evidentemente los que tienen poder deciden y los necesitados asumen su derrota, así se ha enseñado.  Jactarse del débil suele ser deporte nacional.
ganadorPor otra parte, en la Universidad de Kansas otro estudio previo reveló que, cuando se compite, los ganadores experimentan un aumento en los niveles de testosterona superior al de los perdedores, aunque este hecho no tendría por qué estar vinculado a la mayor agresividad. Suponemos que ser hombre puede suponer un grado más en la escala de violencia, con esto no queremos decir que todos los hombres varones sean violentos pero analizando ciertos factores puedo intuir que las hormonas pueden ser un valor al alza en relación a la tendencia agresiva, aunque el cerebro y las conexiones neuronales no se quedan cortas. El funcionamiento de nuestra materia gris es fundamental en estos menesteres pero sin duda la educación y la familia son la clave para encaminar a sujetos hacia la violencia o hacia el maltrato, por ello es encarecido que nos pongamos manos a la obra para obrar un mundo mejor, si no estamos en manos de lobos feroces que no se andarán con chiquitas cuando nos tengan entre sus garras.

“Guardarme de la violencia, ya se exprese mediante la lengua, el puño o el corazón”. Martin Luther King

One thought on “Sin miedo no hay violencia

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Have you Subscribed via RSS yet? Don't miss a post!