No te olvides del cuello

cuelloyescoteAún son muchas las personas que pasan por alto el cuidado de la piel del cuello y la zona adyacente al busto pese que se trata de áreas muy sensibles al envejecimiento y en las que se muestran con toda claridad la sequedad y las lineas horizontales que delatan el paso del tiempo. Porque este proceso del envejecimiento prematuro en muchos casos se ve incrementada por el uso de jabones alcalinos y la exposición excesiva al sol.

El musculo del cuello es muy propenso a perder elasticidad por su bajo contenido en grasa y sus escasas glándulas sebáceas que toman la piel seca y favorecen las arrugas. El cuidado diario en casa resulta por ese motivo imprescindible e incluye exfoliar con frecuencia esas zonas para retirar las células muertas en el momento del baño, aplicarse crema humectante dos veces al día con movimientos ascendentes, alternar baños fríos y calientes para fortalecer el tejido conectivo y usar mascarillas humectantes. El interés renovado de los productos cosméticos hacia estas zonas tan sensibles nos recuerda que el cuidado de la piel no termina en la barbilla y que las impurezas y la sequedad también se manifiestan en el cuello y el escote.