Me Lo Bebo Todo

image

Ahora que comienza la subida de la temperatura la sensación de sed empieza a notarse mas cuando hacemos deporte y comenzamos a preguntarnos si debemos hidratarnos mas.

Existe aun una gran confusión sobre el valor que tienen los líquidos en nuestra dieta. Algunos entendidos recomiendan una elevada ingestión de agua, pero otros afirman que el exceso dificulta la digestión de la comida y resulta agotador debido a la indigestión que produce. El elevado contenido de sal de los alimentos procesados que comemos tiende a retener líquidos en el cuerpo.

Los masajistas son conscientes de las consecuencias de la retención de líquidos, que incluyen un bajo tono muscular y una tendencia a hacerse cardenales. También es un factor que contribuye a elevar la tensión arterial.

La experiencia de los atletas confirma que una ingestión relativamente baja de líquidos puede mejorar tan to la fuerza como la resistencia, y sugiere que un moderado consumo de líquidos es la vía mas saludable.

“El primer vaso corresponde a la sed; el segundo, a la alegría; el tercero, al placer; el cuarto, a la insensatez.” Lucio Apuleyo (123-180) Escritor italiano.

 

Vivir soñando

solYa hemos entrado en esa vorágine de calor, donde cada noche hay una batalla entre la vigilia y el sueño debido a las temperaturas, pero esto es un problema común para la mayoría de los mortales. En verano, en general, la gente descansa peor. Como explica el doctor Francisco Javier Puertas, miembro de la Sociedad Española de Sueño (SES), “con la edad se deterioran los mecanismos responsables de la regulación de la temperatura, tanto de la eliminación como del mantenimiento de la misma”. Este hecho, apunta el investigador, “tiene una implicación directa en la continuidad y profundidad del sueño”. De hecho, según la SES, aproximadamente el 60 por ciento de las personas mayores tiene algún síntoma o trastorno del sueño.

La doctora Milagros Merino ahonda más en el proceso que causa estos problemas. Según la miembro del SES, “durante la senectud, se ve afectada la función del hipotálamo, centro regulador de la temperatura corporal y del sueño, haciendo que los episodios de sueño no estén siempre asociados a la oscuridad nocturna, como en otras etapas de la vida”, explica.

Respetar los ciclos del sueño es muy importante para desarrollar de manera más cómoda nuestra jornada diaria. Bien es cierto que las personas mayores no tiene un día a día con tanto desgaste físico y mental como los jóvenes o la gente de mediana edad pero aun así la falta de conciliación del sueño en verano nos afecta a la mayoría, exceptuando a los que tienen aire acondicionado en casa ya que poseen un arma más que propicia para ganarle la batalla al calor que acecha en la nocturnidad.

insomnio_veraniego

Es importante tener en cuenta que estos problemas suelen acarrear una alteración de los ritmos circadianos, que ocasionan adormecimiento a deshoras y un despertar demasiado temprano. De hecho, según la SES, la mayoría de los trastornos de sueño aumentan el riesgo de accidentes cerebrovasculares y cardiacos, que muchas veces, ocurren en las últimas horas de la noche o al despertar. Además, tal y como apunta esta misma institución, estos trastornos pueden incrementar la aparición de otros como la diabetes o la obesidad. Estas perturbaciones además, suelen acarrear fatiga, somnolencia diurna y perdida de concentración o incluso desmotivación.

Así que si os cuesta mucho conciliar el sueño por las noches y termináis durmiendo mal, tomar mediadas y no lo dejéis pasar, porque esta alteración del sueño puede acarrear ciertos problemillas que es mejor evitar. Como consejo ante estos inconvenientes, desde la SES recomiendan mantener horarios regulares, realizar ejercicio, acostarse en la cama y evitar estimulantes como el alcohol, el café o el té, al menos hasta que pasen estos meses de verano.